Hábitos Atómicos - James Clear

Tú también puedes tener “hábitos atómicos”


Los hábitos que en un principio pueden parecer pequeños y poco significativos, se transformarán en resultados extraordinarios si tienes la voluntad de mantenerlos durante varios años”. 


Ésta es una de las tantas frases que destacan del libro “Hábitos Atómicos”, escrito y publicado en 2012 por James Clear, periodista del New York Times. Clear comienza su libro relatando un accidente que le ocurrió cuando estaba en primaria y que pudo haberlo dejado “fuera de circulación” (llegó a estar en coma). Gracias a su disciplina y a sus “hábitos” ha alcanzado grandes logros, los cuales señala que no se deben a que él sea alguien especial. James Clear considera que cualquiera lo puede hacer, siempre y cuando… 


…sigas la columna vertebral de las recomendaciones que comparte en su libro o método de cuatro pasos para desarrollar hábitos, los cuales se basan en: señal, anhelo, respuesta y recompensa. Se trata de un sistema hecho basándose en evidencias científicas y que apoyan el cambio de comportamiento tanto para desterrar los malos hábitos como para incorporar aquellos nuevos de forma consistente, para que pasen a formar parte de nuestra vida.


Como comentan en ABC Bienestar, Clear nos enseña cómo «cualquier meta está al alcance de la mano, siempre y cuando empecemos desde lo más simple». Y esa es una de las claves para hacer que este método nos garantice el éxito. También se apoya en lo que el autor llama las Cuatro Leyes del Cambio de Conducta. ¿En qué consisten? Te hacemos un pequeño avance:


1) Hacerlo obvio. En este apartado el autor nos habla de la mejor forma de construir un nuevo hábito desde cero. ¿Cómo empezamos a dedicar un rato cada semana a aprender un programa, por ejemplo, pese a nuestra falta de tiempo? Según nos explica, la clave está en la motivación pero también (especialmente) en el ambiente que procuramos. Además Clear nos da las claves para llevar las riendas de verdad y dominar el autocontrol.


2) Hacerlo atractivo. La segunda ley nos dice que para lograr un nuevo hábito hay que lograr que sea irresistible, que nos llame, que sea algo que anhelamos y de ese modo sea más sencillo incorporarlo a nuestra rutina. Familia y amigos serán importantes a la hora de implantarlo, así como deberemos localizar y erradicar todo aquello que nos induzca a repetir esos malos hábitos que nos son viejos conocidos. Encontrando la causa de nuestros malos hábitos estaremos trabajando a favor de los buenos propósitos que perseguimos.


3) Hacerlo sencillo. ¿Has oído alguna vez eso de "no por correr se llega antes"? Pues James Clear, aunque quizás no conozca el dicho popular, creemos que estaría bastante de acuerdo. En su libro nos habla de la importancia de avanzar, no importa si es lento, pero avanzar siempre y nunca retroceder. De esa forma no sentiremos que estamos fallando y nuestra motivación no se irá al garete, razón probable de que otras veces no hayamos llegado al final con los cambios que queríamos hacer. Esta tercera ley apuesta por hacer las cosas de modo sencillo, enseñándonos técnicas como la Regla de los dos minutos para dejar de postergar tareas.


4) Hacerlo satisfactorio. Y la última de las leyes del método Clear nos trae la regla cardinal para el cambio de conducta. No te contaremos demasiado porque creemos que nadie lo cuenta mejor que el propio autor pero en este apartado nos indica conceptos como el del socio corresponsable, esa persona que sabe de nuestra intención y nos ayuda a mantener el nuevo hábito. Aparte el autor nos da trucos para que nosotros mismos, día a día, sepamos cómo reincidir en el hábito y que poco a poco se integre en nuestra forma de hacer las cosas... para que con el tiempo no tengamos siquiera que esforzarnos porque forme parte ya de esa nueva persona en la que nos hemos convertido.


Siempre insistimos que un hábito es un comportamiento que se convierte en automático a través de la repetición. Es más que eso, su propósito final es resolver problemas de la vida diaria con la menor cantidad y energía posible.

‍En el método de Clear el éxito no depende de que consigas tener una mejor condición física o no. Depende del proceso. Y lo que determina que lo consigas es tu grado de compromiso con el mismo. El proceso que te llevará al éxito será la frecuencia de tus entrenamientos, la manera en que divides y te ejercitas cada día, tu seguimiento, tu alimentación. Pero todo, de poco en poco.

Todo empieza con ese pequeño cambio que pongas en marcha: si logras ser un 1% mejor cada día durante un año, terminarás siendo 37 veces mejor al final del año.

Regina Adell

Brand Manager de wOS

___________________________________

Aquí el blog: "Hábitos Atómicos, el método de James Clear para cambiar tu vida entera con pequeños cambios"

Tus coaches escriben para ti.