5 Mitos del ejercicio, en los que no debes de caer.

Ejercicio

Todos queremos ver resultados a corto plazo, pero es importante que conozcas las letras chiquitas de los caminos cortos y las verdades a medias.

Mito #1: Quema 1000 calorías en una clase de 50 minutos

Típico insight vendedor.

Pensamos que con el ejercicio podemos lograr un déficit calórico de esa magnitud y no entendemos cómo funciona el cuerpo.

Las calorías que quema una persona por actividad física, NO SON UNIVERSALES.

A lo que voy con esto es que hay muchos factores que van a ser responsables del número de calorías que cada persona quema.

Empezando por su peso, estatura y composición corporal.

Una persona de 50 kg va a quemar menos calorías que una persona de 80kg por el simple hecho de que tiene que mover menos masa.

Además de esto también es importante conocer cuánto de esa masa es grasa o es músculo para poder determinar las calorías que puede llegar a quemar cada persona en determinada intensidad.

El nivel de entrenamiento también hace sus estragos. Un cuerpo más entrenado, va a poder aguantar mayor intensidad sin usar tanta energía y entonces aquí viene el siguiente mito.

Mito #2: Mientras más ejercicio haga, más fit me voy a ver

La respuesta es NO.

Mientras más ejercicio hagas, no tiene que ver con los resultados que vas a obtener. Es un poco más profundo.

Generalmente no me gusta ser absolutista pero en ésta si debo de darle a la verdad el peso que tiene.

Empezando con que la alimentación, el descanso, la actividad física que no es entrenamiento son quizás mucho más importantes que una sesión de entrenamiento especifica en la cual el objetivo no debería ser quemar calorías.

Te dejo un claro ejemplo:

Las personas que se dedican al físico culturismo entrenan con el objetivo de saturar y destruir fibras musculares para después construirlas con un plan de alimentación que va de acuerdo a la fase de recomposición corporal en la que están.

Esto quiere decir que su quema calórica únicamente va a servir para poder tener datos precisos de las calorías que necesitan ingerir, para lograr subir masa muscular o bajar grasa corporal.

En el caso del común denominador vemos las cosas al revés. Comemos y después queremos ir a quemar calorías sin importar el objetivo del entrenamiento que estamos realizando.

Importante entender también que mientras más ejercicio, más adaptado estás a la supervivencia. En pocas palabras vas a necesitar cada vez más volumen o intensidad para lograr ver progreso si ves el entrenamiento como una línea en crecimiento.

En conclusión, más no es mejor.

Entrenar de forma específica y adaptar nuestra ingesta calórica de acuerdo a nuestra actividad y objetivo sí lo es.

Mito #3: Si no sudo o si no me duele el cuerpo al siguiente día, no entrené bien.

Voy a dejar esto puntual y claro.

El sudor es una respuesta del cuerpo ante una temperatura alta. Es el sistema de enfriamiento del cuerpo.

Si entrenas en la Antártida te prometo que por mas horas que entrenes en alta intensidad es posible que no sudes, a menos que traigas un abrigo de oso 😂

Y el dolor es una respuesta de adaptación del cuerpo.

Claro que hay fases de dolor, pero no debería de ser crónico, porque en ese momento, puede convertirse en una lesión.

Mito #4: Si no veo resultados, quiere decir que tengo que apretar más la dieta

Muchas veces es todo lo contrario. Nos venden la disciplina a modo de restricción, cuando debería de ser a modo de decisiones inteligentes.

He visto miles de personas (me incluyo) que limitamos comidas en el día para poder merecer un pedazo de postre.

No funciona así. Muchas veces es más lo que debemos comer, de productos no procesados y de mayor calidad.

Con la idea de querer resultados mágicos, terminamos saboteándonos, al limitar nuestra ingesta calórica hasta 1,000 o más calorías abajo de nuestros requerimientos.

Mito #5: Si quieres empezar a bajar de peso no hagas pesas porque la grasa se pone dura, haz cardio

¡Error catastrófico!

Veamos al ejercicio como cartas que puedes jugar en una partida de póker. No tiras todas tus cartas sin una estrategia o si?

A lo que voy con esto es que, las metodologías de entrenamiento hacen mancuerna con la alimentación mediante estrategias o planes pensados para no hacer que una persona colapse al mes de empezar un programa de entrenamiento y alimentación.

Para poder hacer absolutamente todo lo que tiene que ver con movimiento, debemos tener músculos con un buen mantenimiento.

Tener una composición corporal muscular va a hacer que nos sea más fácil movernos y usar los sistemas energéticos de forma eficiente. Por eso es que la base de cualquier entrenamiento debería ser la fuerza y el cardio es solamente una herramienta para cuando se ha limitado mucho la ingesta calórica en una dieta, subir la ingesta para de esta forma aumentar el metabolismo y poder seguir en déficit calórico.

Pero si usas el cardio como base de entrenamiento, entonces vas a crear un cuerpo resistente al cardio y cada vez necesitarás más esfuerzo.

El problema es, que si no eres fuerte, te será casi imposible aumentar la intensidad.

Espero haber aclarado algunos de los mitos que rondan por ahí y la información que encontramos a medias.

Te escribo pronto

Andie

Tus coaches escriben para ti.